Seleccionar página

Cerrajeros profesionales
Diariamente se nos presenta problemas domésticos concerniente a seguridad, por ello disponemos de dinero y tiempo para poder instalar medidas de seguridad más confiables, sobre todo si tenemos hijos la seguridad se vuelve algo más que prioridad para poder sentir confort y con ello una total tranquilidad. Una vez que tenemos cada cerradura de cada puerta de cada habitación en total funcionamientos sentimos un alivio rotundo, pero no todo dura para siempre y luego aparecen nuevas preocupaciones, una pequeña pero molesta preocupación y se trata de los pequeños invasores. Sobre todo, si vivimos en zonas rurales o en suburbios, los pequeños visitantes como insectos ratones o incluso serpientes pueden volverse una gran molestia. Sobre todo, porque el humano tiende a cometer el gran error de dejar las puertas abiertas por motivos sencillos como sacar la basura, o la puerta de nuestra habitación por ir a beber agua o incluso al momento de limpieza doméstica.
En la urbe o las grandes ciudades el hecho de dejar las puertas abiertas también representa un problema en cada oficina departamento y hogar que en estas existen, por muchos factores, ya que, al dejar una a puerta abierta ocurren muchos factores según el tiempo que esta pase abierta, por ejemplo: si pasar mucho tiempo abierta el aire acondicionado o la calefacción, depende de que artefacto dispongamos según la necesidad, se escaparía y el aparato estaría encendido en vano, recuerda que ellos tiene un límite de espacio en el cual cumplir su función, además de esto las ratas son abundantes en la gran ciudad por lo que también representan un problema. ¿cuál es la mejor opción para solucionar esto que tanto nos aqueja? El humano es el único animal que tropieza varias veces con la misma piedra, así adquirir la costumbre de cerrar las puertas luego de salir o entrar a algún lado es algo muy difícil de hacer, así que lo mejor que podemos hacer es, adquirir un cierra puertas. Un artefacto compuesto de 3 piezas, una base, un brazo, y un anillo que se encarga mediante un resorte instalado en el brazo de automáticamente al abrir una puerta cerrarla automáticamente.
Instalar uno de estos artefactos no requiere mayor esfuerzo y hacerlo nosotros mismo en lugar de contratar a un profesional es cosa sencilla.
Necesitaras:
Destornilladores, de pala y de cruz.
Taladro y broca para metales.
Paso 1
Primero comprueba que la puerta no haga fricción con el piso de ser así soluciona este problema de la manera más práctica, seria o lijando la puerta o picándola solo lo necesario ya que debe quedar el mínimo espacio con el suelo
Paso 2
Existen ocasiones en que la puerta es metálicas y el marco de madera o viceversa en este caso necesitarías tornillos tanto tirafondos como de rosca común, procede a marcar con un lápiz de creyón los cuatro agujeros en el marco para la base.
Paso 3
Procede a instalar la base con sus respectivos tornillos (tirafondos o de rosca), si se trata de una puerta que abre hacia el interior puedes colocar la base sobre la puerta y el brazo sobre el marco si se trata de una puerta que abre hacia el exterior, lo haces, al contrario, el brazo en la puerta y la base en el marco.
Paso 4
Utiliza el taladro y la broca para abrir los respectivos agujeros, esto en caso de que sean de metal. El cierra puerta trae en sus instructivos un papel plantilla el cual indica como marcar los agujeros para los tornillos.
Paso 5
Luego de haber instalado y fijado la base, procede a hacer lo mismo con el brazo, si instalas el brazo o la base en la puerta, hazlo en el extremo derecho de la puerta, asegúrate de que la puerta cierre adecuadamente, el cierra puertas trae un regulador en la base con el cual elijes la velocidad con la cual se cerraran las puertas.

[Total:0    Promedio:0/5]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies